Combinación de monturas

A la hora de elegir montura nos fijamos en su calidad, en cómo nos sienta y en otros aspectos importantes como que sea una gafa cómoda (ya que nos va a acompañar día a día), fácil de ajustar, que cuiden la estética y su diseño esté a la última.  

Sabemos que tu criterio a la hora de elegir la montura de tus próximas gafas se ordena de esta forma:

  1. La moda en ese momento.
  2. Qué te favorece más.
  3. Comodidad.

Elegir la montura de nuestras próximas gafas es todo un reto y más si analizamos dos tipos de monturas diferentes: gafas de pasta o gafas de metal. Ambas monturas están compuestas por materiales muy diferentes.

La montura de pasta

Está compuesta por acetato de celulosa, un material que ayuda a  aquellas personas que padecen algún tipo de alergia, pues es perfecto ya que no causa ninguna reacción. Este material destaca hoy en día por ser uno de los más creativos gracias a que se puede fabricar en una infinidad de colores y formas y por supuesto por su liviandad, es uno de los más ligeros. Actualmente están de moda las monturas laminadas con colores diferentes en la parte interior y exterior. Las gafas de pasta con la parte interior clara pueden mejorar tu campo visual

Por otro lado, con el paso del tiempo disminuye su resistencia en comparación con otros materiales, como el metal, que son más flexibles. También cabe añadir que, la exposición al sol y el estar más en contacto con la piel, puede no permitir una buena transpiración, y puede ser que se te empañen los cristales. En este caso, mejor optar por unas gafas de metal.

Las gafas de montura completa son el tipo más conocido de gafas. Pues se considera, en todas sus variaciones, el clásico entre las monturas y, además, son las que más protegen las lentes gracias al marco que las rodea.

Las gafas de metal

Suelen estar compuestas por una mezcla de aleaciones, destacan por ofrecer gran comodidad.

Por otro lado, si nuestra graduación es muy alta, las gafas de pasta nos van a permitir unos cristales con mayor graduación, pues al tratarse de una gafa metálica, su montura es mucho más fina.

Las gafas de montura parcial o semi al aire son el perfecto punto medio entre las de montura completa y al aire. Subrayan discretamente tu imagen sin ocultarla. En estas monturas, nuestros ópticos ajustan los cristales de modo que en parte sustentan la estructura dándole estabilidad. Esto hace que sean más ligeras y muy cómodas de llevar.
Para las monturas semi al aire recomendamos elegir cristal reducido por razones estéticas. Se verán más estrechos, serán más seguros, ya que si no corren el riego de lascarse. Este tipo de material es más resistente a lastimarse y también permite mayor graduación en menos grosor, con lo que las lentes pesarán menos y ganarás comodidad.

Las gafas de metal tienen unas plaquetas que sirven de apoyo. Estas permiten que ajustes el puente de la gafa a tu nariz, ya sea ancha o estrecha. Aunque no suele ser tan cómoda como la montura de pasta por su apoyo menor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *